Jacob Zuma, el presidente de Sudáfrica, pronunció en las últimas elecciones que se llevaron a cabo en este país, que votar por la oposición era igual que irse al infierno; los dos partidos de oposición, consideraron que las palabras del presidente sudafricano son claramente chantajistas política y religiosamente y, habituales en autocracias. Nuestras opiniones al respecto son:

#72 VILLAGÓMEZ LÓPEZ ALMA KARINA

Los comentarios hechos por el presidente de Sudáfrica fueron de una calidad intelectual muy pobre (lo cual deja ver la ignorancia y el tercer mundo que predomina en África); sus afirmaciones acerca de la religión y los votos a su favor dejan ver la ignorancia existente en su país, además de que demuestran el poder que ejerce la Secta Católica en ese país (que por desgracia, no es el único donde esta “religión” tiene mucho poder). Es grotesco que el pueblo sudafricano crea en él, ya que lo único que puede apreciarse es que si nosotros estamos jodidos… ellos lo están más. En lo personal, se debiera invertir en infraestructura educativa, porque de no ser así, seguirán teniendo la mente llena de escatología de todo tipo.

#24 FRANCO MÉNDEZ ESTEFANÍA TRINIDAD 

Concuerdo con la opinión de Mangosuthu Buthelezi, líder de la oposición zulú al decir que es inaceptable que un presidente recurra a estos medios de chantaje politico- religioso pues distorsionan las ideas de lo que es la voluntad de la gente para dirigir un voto no viciado , las ideas de democracia y hasta su propia fe por lo que espero que sea reprimido internamente y también por los votantes aunque al parecer aun hay mucha gente que lo apoya como los miembros del partido gubernamental de Zuma, el Congreso Nacional Africano (ANC) que defendieron las declaraciones del presidente. Jackson Mthembu, portavoz del ANC, comentó a afrol News que las referencias al cielo y al infierno en el discurso de Zuma habían sido meramente “figurativas y metafóricas” lo cual no es posible conociendo el sistema jurídico de Sudáfrica que esta muy influenciado por la religión es evidente que Jacob Zuma consciente de que la mayoría de la población profesa el cristianismo: un 80% seguida del islam y del hinduismo por lo que le resulta conveniente infundir miedo sobre el infierno a quienes no voten por su partido, ojal que no se repitan este tipo de campañas pues seria perjudicial para el desarrollo de Sudáfrica como República Democratica.

Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica.

#22 DOMÍNGUEZ ARCINIEGA ALBERTO 

Es increíble que en pleno siglo XXI, aún se pueda chantajear a las personas con algo tan burdo. Esta noticia me recordó bastante cuando Lutero enfrentó a la Iglesia Católica, por sus absurdas ideas de comprar “terrenos” en el cielo, lo llevado a cabo por el actual presidente de Sudáfrica fue prácticamente lo mismo.

Sudáfrica es un país lamentablemente pobre, con una baja educación de forma generalizada; la sociedad a penas sobrevive y engañar a la gente necesitada de forma tan descarada es sencillamente, triste.

En todo el mundo, la política es un arte y una ciencia, donde su valores máximos son los de dirigir con pulcritud y valentía los destinos de un pueblo, sin embargo, éstos valores en muchas ocasiones son aspectos de un cosmos ajeno al nuestro, donde emerge siempre una sociedad totalmente desligada de los valores necesarios para que pueda llamarse a sí misma, como una verdadera sociedad. Enfrentarse a sus rivales políticamente, empleando la religión como su principal arma, es para mí, algo aberrante, debido a que solamente, los opositores políticos “juegan” con su sociedad electora, imponiendo en ella, pensamientos sin fundamentos.

Una verdadera política es aquella que lucha por causas sociales y no por beneficios particulares y mucho menos, empleando a la religión, la cual en toda sociedad es siempre importante ya que sus normas sancionan con una pena mucho mayor a cualquiera humana, ya que son sanciones trascendentales que se ejecutan con la muerte del sujeto, condenando al mismo al cielo o al infierno.

Pero, a pesar de todo esto, la gota que derramó el vaso, fue la posición que tomó la Iglesia de Sudáfrica, tratando de dar alguna explicación eclesiástica a lo dicho por su presidente, mostrando su “inocencia” o su falta de sentido común.

#28 GUZMÁN VARGAS KAREN 

Es increíble que el presidente de Sudáfrica se haya atrevido a comentar que quien no vote por el partido ANC es como si estuviera comprando su voto al infierno. Si se supone que Sudáfrica tiene una forma de gobierno democrática, que busca la igualdad, el presidente no tendría porque hacer menciones chantajistas, ya que él debe mostrarse imparcial ante situaciones de voto, aunque ya hubo quienes buscaron justificar y cambiar el nombre a este acto manipulador, como es el caso del congreso nacional africano quien dijo que la expresión del presidente había sido meramente “figurativa y metafórica”.

#18 CRUZ GONZÁLEZ VANESSA ARIADNA 

Resultaron ofensivos los comentarios del presiente de Sudáfrica, muchos han llamado a sus declaraciones como artimañas políticas que involucran a la religión, que como sabemos para algunos son normas más poderosas las religiosas que las legales al tener una sanción que el propio hombre se impone. Me parece un forma grotesca de chantaje a la población al amenazarla con ir al infierno, yo creo que para ganar el voto de la sociedad no se necesita recurrir a este tipo de comentarios sino ganarse el apoyo con obras de beneficio colectivo, esperemos la respuesta de la población en las votaciones.

OPINIÓN GENERAL 

Creemos que la política y la religión son totalmente diferentes, mientras la política son decisiones que repercuten en cualquier sociedad, la religión ofrece sanciones que van más allá de la vida misma.

Es importante recalcar que cualquier interés particular que emplee estos dos elementos, siempre será para nosotros como un acto absurdo y aberrante.

Las medidas que está empleando el presidente de Sudáfrica para ganar adeptos, es claramente desafiante que daña a cualquier sociedad regida por un Estado de Derecho.

FUENTE:

http://www.afrol.com/es/articulos/37252

Anuncios